Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

¿Cómo lidiar con los aspectos prácticos del tiempo y el espacio al practicar UCDM? Esa era mi pregunta al final de los 80’s. En ese entonces hablaba con Jesús y le preguntaba ¿cómo va a funcionar esto? Y él me respondía muy claramente: “Pon la fe en el Espíritu Santo y deja ir el aprendizaje pasado”. Ahí es cuando tuve que ir confiando en el momento presente, ya que todo lo que yo había aprendido hasta ese momento (a los 27 años y con 10 años de estudios universitarios) no me iba a ayudar en absoluto con el trabajo de Un curso de milagros.

 

El aprendizaje pasado solo va a parecer retrasarte porque vivir confiando en el momento presente es la clave cuando aprendes a escuchar y seguir al Espíritu Santo. Todas las decisiones se vuelven tan fáciles como respirar y es como si te estuviesen llevando en brazos por un plácido sendero en un día de verano. No tienes que preocuparte o poner tu energía en lo concreto porque lo concreto te es mostrado momento a momento. Tú estás viviendo en confianza y todo lo que tú necesitas hacer es remover la percepción de los problemas.

Es un trabajo de convencimiento. Cuando yo estaba practicando el Curso al final de los 80’s, tuve que ser convencido. Las experiencias de revelación fueron bastante convincentes, pero todavía sentía que había algo más. Es por eso que hubo otro año, si no hubiese creído en más, ese hubiese sido el final, me hubiese fusionado en la Luz.

Ahí fue cuando fui atraído hacia el misticismo, fui atraído hacia una devoción profunda a Dios y mi enfoqué era: “Muéstrame, llévame, tómame”. La manera en que todo se desenvolvía, la manera en que todo venía hacia mí, era para deshacer mis dudas. En ese entonces el personaje de David era tímido. Por lo tanto, no había mejor manera de sobrepasar la timidez que ser llevado al mundo para hablar acerca de Dios, y todo fue orquestado. Fui invitado a ir a hablar. Yo estaba muy sorprendido por las invitaciones y, sin embargo, yo podía sentir esta presencia que estaba cuidando de mí y de mis necesidades. Estaba cuidando mis preocupaciones y por sobre todo, se ocupaba de lo práctico, lo concreto de este mundo. Puedes escuchar más acerca de mi experiencia aquí.

El Espíritu satisface necesidades concretas mientras tú crees que tienes necesidades concretas. Y luego vas hacia este estado mental en donde tú no tienes ni un pensamiento acerca de una necesidad, los apetitos que pertenecen a la experiencia humana se desvanecen, el deseo de estimulación, el deseo de cualquier cosa, incluso aire fresco, algo tan simple como eso, simplemente es elevado fuera de tu mente. Eso es lo que Jesús quería decir donde años atrás cuando dijo: “No pienses acerca de lo que vas a vestir o lo que vas a comer”, tu mente no está enfocada en la forma y simplemente empiezas apreciar todo que todo viene hacia ti. Es cómo mirar una película en donde tú solo estás observando la película, y no eres un participante activo en la película. Al comienzo es muy surreal, definitivamente se siente fuera de este mundo.

A medida que tú te entregas, pareces ser llevado por esta luz de una manera que simplemente irradia la felicidad, y no hay una preocupación acerca la practicidad de todo esto. Eso me recuerda la Biblia y la frase: “Busca primero el reino de los cielos y todo lo demás te será añadido”. Eso es por lo que estamos orando, estamos orando para dejar ir e ir hacia la experiencia sin importar cómo se vea. Bien profundo estamos orando para estar en el milagro, para estar en alineación con el Espíritu Santo ahora y permitir que la confianza presente dirija el camino.

Amor y bendiciones siempre,

David

Reproducir vídeo
What's your reaction?
0Cool0Bad1Happy0Sad

Add Your Comment

Pin It on Pinterest

Share This